Luchar por la libertad está peor que hace 110 años


Primera muestra en la Casa del Hijo del Ahuizote
Bisnieto de Enrique Flores Magón inaugura la exposición La Constitución ha muerto

Ericka Montaño Garfias

 

Periódico La Jornada Sábado 15 de agosto de 2015, p. 7

En la mesa que se encuentra a la entrada de la exposición La Constitución ha muerto: una genealogía del Ahuizote figuran impresos los retratos de la activista Nadia Vera y el fotoperiodista Rubén Espinosa, asesinados en un departamento de la colonia Narvarte hace dos semanas.

Los rodean hojas impresas en las que se lee: Sin motivo, sin causa, sin pretexto siquiera, se persiguió, se encarceló, se asesinó con rabia, con ferocidad, con desenfreno, Falta dinero para la instrucción, sí, pero no falta para el militarismo, pero no falta para todos los poderosos, no falta para todos los parásitos del país, La tiranía se arrancó la careta, despreció toda formalidad, desconoció todo respeto e indicó que estaba decidida a acallar cuanta palabra de verdad surgiera, cuanto grito de justicia se levantara. Tales expresiones, y muchas más, provienen de impresos escritos a unos cuantos años de iniciarse la Revolución Mexicana, comoRegeneración, el Manifiesto Club Ponciano Arriaga o el Manifiesto Club Redención. Estas frases tienen una vigencia descorazonadora y tienen el objetivo de señalar la urgencia de la lucha de la libertad, de ciertas causas y voces. La situación de la lucha por la libertad es peor que hace 110 años, dijo el director de la casa, Diego Flores Magón, bisnieto de Enrique Flores Magón. Esas hojas de papel, cuyos textos parecen haberse escrito hoy, se encuentran en los distintos espacios de la Casa de El hijo del Ahuizote, lugar donde se encontraba la imprenta, un edificio reconstruido y dividido en dos partes: la primera alberga el centro cultural y la segunda una plaza comercial. Se encuentra ubicada en la calle República de Colombia 42, Centro, rodeada de comercios y ambulantes que venden de todo: desde elotes asados hasta útiles escolares, accesorios para celulares y bisutería de todos los tamaños. Es el norte del Centro de la ciudad de México y, sí, se encuentra fuera del circuito turístico, pero se tienen previstos diversos proyectos para acercar no sólo a los turistas nacionales y extranjeros, sino también a la comunidad local, tanto habitantes como comerciantes, adelantó Diego Flores Magón a La Jornada antes de inaugurar la muestra La Constitución ha muerto, la primera exposición del recinto, en la que se presenta la genealogía de El Ahuizote, desde su fundación hasta su clausura en 1903, y en la que se incluyen documentos encontrados recientemente en Zacatlán de las Manzanas, Puebla: diarios y escritos de Daniel Cabrera en los que narra sus primeros encuentros con los hermanos Flores Magón.

130 aniversario de la revista

Esta muestra sirve también para conmemorar el 130 aniversario de la fundación de El Hijo del Ahuizote, en 1885, varios años antes de que los hermanos Flores Magón lo arrendaran. “Conmemoramos también los 130 años de la aparición del primer ejemplar de El Hijo del Ahuizote”, indicó Diego Flores.

El hilo que fuimos siguiendo fue el de una serie de encuentros entre Daniel Cabrera y sus sucesores, ente ellos los hermanos Flores Magón. En Zacatlán de las Manzanas se conserva una colección de documentos íntimos de Cabrera, en los años en los que comienza a retirarse y busca sucesores, dice cómo, cuándo y de qué manera conoce a los personajes de la foto.

Se refiere a los personajes que aparecen en la única fotografía que se publicó en El hijo del Ahuizote, que acompañaba un artículo de Ricardo Flores Magón, publicado el 8 de febrero de 1903 y llevaba por títuloLa Constitución ha muerto.

En esa imagen aparecen Federico Pérez Fernández, Santito de la Hoz, Manuel Sarabia, Benjamín Millán, Evaristo Guillén, Gabriel Pérez Férnandez, Juan Sarabia, Antonio Díaz Soto y Gama, Rosalío Bustamante, Tomás Sarabia, y los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón. Esa foto se encuentra en la planta baja, junto con cédulas que explican también el rescate del inmueble.

Precisamente esa fotografía fue la que permitió identificar el edificio que alberga también el archivo de los hermanos Flores Magón.

Como parte de la exposición, se exhiben ejemplares de El hijo del Ahuizote, y reproducciones digitales de los documentos de Daniel Cabrera.

La muestra concluirá en febrero de 2016.

About Author

Periodistas en línea