Abandonan caso de crimen de Choco

13 Abril 2009
El Diario Cd. Juárez
Sandra Rodríguez Nieto
http://www.diario.com.mx/nota.php?notaid=7d82bd8f64503d751379477187f1e389
Cinco meses después del homicidio del reportero Armando Rodríguez Carreón, la investigación del crimen está prácticamente abandonada tanto por los agentes del ministerio público del estado como por los de la federación.

La Procuraduría General de Justicia del Estado sigue contando sólo con los datos del autor material aportados desde el día del hecho por la única testigo del crimen –una niña de ocho años, hija del reportero-, y sin elaborar hipótesis ni hacer diligencia alguna a partir de la información contenida en las 907 notas que escribió Rodríguez en 2008 y de las cuales la dependencia tiene una copia desde diciembre.

El estado agregó el último dato a la carpeta de esta investigación a principios de marzo pasado, cuando, cuatro meses después del homicidio, la Subprocuraduría General de Justicia hizo apenas una fe ministerial que describió los objetos de trabajo –discos compactos con información y una libreta- que llevaba el reportero en su vehículo del día del crimen.

Fuera de esa diligencia, los policías investigadores siguen rastrear ninguna de las pistas arrojadas por las notas del reportero, en particular sobre tres de ellas que, de acuerdo con datos extraoficiales, en un inicio fueron mencionadas por la Procuraduría como “indicios de líneas” de investigación.

Una de estas notas que presuntamente seguiría la Procuraduría, de acuerdo con la fuente, es la publicada en este medio por Rodríguez el 7 de noviembre –seis días antes del crimen-, la cual reportó el hallazgo de un cuerpo decapitado en el puente Rotario de esta ciudad y de la cabeza de la misma víctima –Sergio Arturo Rentería– en la Plaza del Periodista.

Otra nota con líneas de investigación, de acuerdo con lo expresado por El Diario desde el día del homicidio, es la que reportó los vínculos que el sobrino de la Procuradora Patricia González –asesinado en un vehículo oficial de la PGJE- tenía con el narcotráfico, así como los antecedentes de al menos otros dos familiares de la funcionaria.

Sobre esa información, agregó la fuente consultada, los agentes investigadores tampoco han hecho ninguna diligencia. “No dicen que estén amarrados, pero pues tampoco hacen nada con respecto a esas líneas”, se informó.

Este medio quiso tener información por parte de la Procuraduría, pero ayer la vocera de esta dependencia no estuvo disponible.

En la Procuraduría General de la República, que el día del asesinato difundió a nivel nacional un comunicado anunciando que su fiscalía especial atraería el caso, tampoco se ha formalizado este procedimiento ni se ha realizado una sola diligencia en torno al expediente, del cual tiene una copia certificada.

La fuente consultada agregó que en la Federación, los agentes de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra Periodistas enviados en los días posteriores al homicidio no han vuelto a realizar ninguna diligencia desde noviembre y, a la fecha, no responden en los números telefónicos proporcionados.

A nivel nacional, en la Cámara de Diputados se aprobó una reforma al Código Penal Federal con el fin de facultar a las autoridades federales a perseguir el homicidio o la desaparición de periodistas adicionando el Título Vigésimo Séptimo, “De los delitos cometidos contra la Libertad de Expresión”.

La fuente consultada, experta en Derecho y cuya identidad se reserva en protección a su integridad física, explicó que, de cualquier manera, ninguna modificación legal podría ser aplicada en beneficio de la investigación del crimen de Armando Rodríguez, o “Choco”, como se le conocía en el gremio periodístico local, debido a que la constitución garantiza la irretroactividad de las leyes, a menos de que sean a favor del presunto responsable.

En la fiscalía estatal, además, los agentes del ministerio público de la unidad de investigación de delitos contra la vida, donde hay más de dos mil homicidios recientes sin esclarecer, aducen a una excesiva carga de trabajo y a la falta de pistas por parte de los policías para no avanzar en el caso.

Armando Rodríguez, que durante más de 10 años consecutivos cubrió la información policiaca para El Diario, fue asesinado la mañana del jueves 12 de noviembre, cuando estaba en el interior de su vehículo y se disponía a llevar a sus hijos a la escuela antes de iniciar su jornada para este medio.



Contacto:[email protected]

Libertad de Expresión

About Author

Periodistas en línea

Leave a Reply