Los periodistas freelance, los más vulnerables


  • El Toque
  • Marta Durán de Huerta, periodista y socióloga mexicana.

El 7 de enero a las 4:15 de la mañana, hora de México, murió Julio Scherer, el periodista más importante del siglo XX en México. Scherer fundó la revista Proceso y fue maestro de maestros. Falleció a los 88 años de edad y de muerte natural. A esa misma hora, en París perdieron la vida doce personas a causa de un ataque terrorista, entre ellos, ocho periodistas franceses. Don Julio y los caricaturistas del Charlie Hebdo se fueron juntos.

En México es “normal” para los periodistas que la muerte les sople su aliento helado al oído. En Francia no, por eso el shock y la conmoción son inmensos. De los periodistas, los más vulnerables, los que están expuestos a más peligros, son los independientes, los llamados freelance.

El Toque conversó con Témoris Grecko, un gran reportero mexicano colaborador de la revista Proceso. Témoris cubre Medio Oriente, Egipto, Turquía y diversos países en guerra. Allá, él ha tenido a la muerte muy cerca. El experimentado reportero nos comparte:

“Como periodista independiente o freelance viajas muy expuesto. Si trabajas para un medio grande, para una corporación, éste puede proveerte de la cobertura política necesaria para, si algo ocurre, movilizar gobiernos, autoridades y diversas fuerzas para que te protejan. Los grandes medios te compran un seguro de vida, un seguro médico, un seguro de evacuación, incluso un seguro antisecuestro".

"Por ejemplo, en el 2013 secuestraron a un equipo de la NBC de Estados Unidos con todo, y a Richard Engel, su reportero ancla. La televisora había contratado un seguro antisecuestro con una agencia inglesa y ésta desplegó un equipo de emergencia que en pocas horas llegó a Siria y logró, a base de acuerdos y seguramente pagos, liberar a Richard Engel. Un freelance no puede siquiera soñar con una protección así".

"Un periodista independiente tiene que pagar los seguros de su bolsa, y son miles y miles de dólares. Si te secuestran, tampoco hay dinero para pagar el rescate".

"Los freelances a veces toman riesgos muy grandes y a veces los pagan, como Jim Foley (asesinado en agosto del 2014 por el grupo yihadista Estado Islámico), con la vida”.

El periodista, un testigo incómodo El periodista mexicano, de indomable melena e inteligencia privilegiada, continúa:

El periodista mexicano Thémoris Greco

“Eres una figura pequeña que intenta moverse en un espacio donde actúan enormes fuerzas. Éstas pueden ser del Gobierno, grupos criminales o políticos de la oposición que tal vez no te quieren allá. A veces no solo es peligroso trabajar allá, sino simplemente estar allí”.

- A ti te secuestraron. ¿Qué pasó?

"Hace dos años coincidimos tres periodistas independientes en Alepo, Siria. No nos conocíamos antes. Éramos un vasco, un húngaro y yo (mexicano). Cada quien trabajaba por su lado y cuando oímos que había combates en una zona cercana decidimos ir juntos en una camioneta. Llevábamos un chófer y un guardia. Yo sospecho que alguno de ellos, o los dos, facilitaron nuestro plagio. Un grupo de hombres armados y encapuchados nos secuestró. Cruzamos la parte rebelde de Alepo sin ningún problema. Nos encapucharon, pero alcanzamos a darnos cuenta de que nos llevaban a un edificio grande donde había mucha gente en la puerta, como esperando algo. Nos encerraron en el sótano y finalmente nos liberaron. Nos llevaron a un lugar despoblado, oscuro, a mitad de la noche".

"Era enero y hacía mucho frío. Lo último que te imaginas es que te van a liberar así como así. Pensábamos que nos iban a ejecutar por habernos convertido en algo incómodo. Pero no, nos dejaron ir. La conclusión a la que llegamos el vasco y yo es que nuestro plagio tenía que ver con la victoria de las tropas francesas sobre Al Qaeda en Malí, donde los galos habían tomado la mitad del país. Al Qaeda dio la orden de atacar a cualquier francés en cualquier lugar. Nosotros habíamos trabajado en días anteriores con una reportera francesa que, por pura suerte, ese día no salió con nosotros".

"Cuando nos interrogaron, nos preguntaron si éramos franceses y yo mostré mi pasaporte mexicano, el húngaro también. El vasco no traía pasaporte y se negaba a llamarse español. Los plagiarios pensaron que era francés. Ante el peligro tuvo que identificarse como español. De cualquier forma, no les servíamos".

"Nuestros secuestradores eran intermediarios y querían vendernos a Al Qaeda. Nuestra hipótesis es que Al Qaeda no nos quiso, no le servíamos para nada".

"Mientras tanto corrió la noticia entre los periodistas sirios y extranjeros de que estábamos secuestrados, y empezaron a buscarnos. Fueron a los cuarteles de varias brigadas rebeldes y nuestros plagiarios sintieron la presión. Cuando nos tuvieron cautivos, nos robaron todo lo que traíamos: dinero, equipo, documentos, chamarras y zapatos. El que nos abandonaran en medio de la noche fue lo que me hizo pensar en una ejecución”.

- ¿Por qué pensaste eso?

Témoris suspira y responde: “Yo había leído crónicas periodísticas de personas ejecutadas en México dónde aparecieron sin zapatos, amarrados, tal como nos tenían a nosotros”.

- Cambiando de tema, ¿te parece que el ataque a Charlie Hebdo fue una venganza de Al Qaeda en contra de los franceses o fueron simplemente dos hermanos fanáticos que quisieron vengar el honor del Profeta?

Grecko es prudente: “Tenemos muy poca información y estamos en el ámbito de las especulaciones. Leí que los hermanos habían sido entrenados en Yemen y que hay un llamado tanto de Al Qaeda como del Estado Islámico para que sus fieles en Occidente cometan actos de violencia por iniciativa propia, sin una coordinación. Al Qaeda y el Estado Islámico han recibido muchos combatientes que vienen de otros países. A ellos los entrenan, los foguean y los acostumbran a la muerte y a la brutalidad. Forman combatientes enloquecidos para que regresen a Occidente, y para los servicios de inteligencia es imposible controlarlos".

"Ya habían atacacado Charlie Hebdo con anterioridad y ,a pesar del peligro, los caricaturistas siguieron con su labor".

"Esto pudo haber sido una orden directa de Al Qaeda, pero también puede ser el primero de una serie de atentados de células independientes que definen sus propios objetivos y arman sus propios planes”.

- ¿Qué semejanzas y diferencias hay con los ataques a la prensa en Francia y en México?

- “La intención es parecida: acallar. La gente que ataca a la prensa en México es muy variada. Pueden ser criminales, grupos políticos, empresarios, consorcios mineros, etcétera. Y todos están muy molestos con el trabajo periodístico de la misma manera que lo están el Estado Islámico y Al Qaeda. En el caso de Charlie Hebdo, no fue solo el intento por callarlos, también hay un mensaje para todo Occidente donde se le dice: estamos en contra de toda su forma de vida. Eso es la yihad global, el establecer un estado islámico en el mundo entero".

"Por eso los fundamentalistas islámicos ven a los periodistas y a los medios de comunicación como objetivos legítimos, como si los países fueran soldados del enemigo. Estamos en la mira. Por eso han asesinado a nuestros colegas en Siria, que estuvieron secuestrados por años hasta que los convirtieron en protagonistas de esos vídeos horribles donde los asesinan”.

- La reacción de la sociedad civil francesa fue unánime e inmediata. La gente indignada salió a las calles. En México (según las cifras de la organización Artículo 19, desde el año 2000 a la fecha ha habido 81 asesinatos de periodistas, todos impunes) no ha habido una respuesta como la de los franceses. ¿Cómo interpretas eso?

Témoris Grecko responde: “No hemos tenido un caso semejante en el que hayan sido asesinados tantos periodistas de golpe y qué bueno que no haya sucedido. Acá en México los asesinatos son a cuenta gotas: un día hay un secuestro, luego un asesinato, después una desaparición forzada, un nuevo asesinato. En Francia no están acostumbrados a esa violencia contra la prensa como lo estamos en México. Yo no recuerdo cuándo fue la última vez que mataron en un atentando a doce personas en Francia. Fue un golpe muy fuerte contra un medio de comunicación. Francia está en shock, mientras que en México, por el contrario, nos hemos acostumbrado".

"Una de las cosas que parece haber despertado a la gente es Ayotzinapa (el ataque del 26 de septiembre en Iguala en el que murieron seis personas, que dejó a una con muerte cerebral en el hospital y 43 sufrieron desaparición forzada)".

"Muchos queremos creer que Ayotzinapa es la campanada que nos sacó del letargo y del estado de estupor".

"Hace unos años, en 2007 y 2008, hubo matanzas y tragedias que nos sorprendieron por lo bajo que habíamos caído. Después entramos en una etapa donde ocurrieron nuevos ataques brutales con niveles más altos de violencia. Y ya no nos sorprendieron y los vimos como algo que tenía que pasar. Ahora estamos en un nivel donde sabemos que lo que vendrá será peor. Tenemos el ejemplo del incendio provocado por políticos del Partido de la Revolución Institucional (para deshacerse de documentos que evidenciaban fraudes) que alcanzó a la Guardería ABC (el 5 de junio de 2009, en Hermosillo, Sonora) donde murieron 49 niños y quedaron 76 heridos de gravedad".

"Y eso, que es tan escandaloso, no nos sacudió. Ojalá Ayotzinapa sí nos haya despertado para detener los ataques en contra de los medios, de los estudiantes, de la ciudadanía en general. Somos todos nosotros los que estamos expuestos. No se trata sólo de encontrar a los 43 de Ayotzinapa sino de cambiar este clima de violencia”.

http://eltoque.com/texto/los-periodistas-freelance-los-mas-vulnerables

Comunidad Periodística

About Author

Periodistas en línea