El Guanajuato no hay tortura

IVAN STEPANENKO JIMENEZ
www.periodistasdeguanajuato.com
TORTURA:

MÉXICO PAÍS DONDE SE ERRADICÓ LA TORTURA:

EN GUANAJUATO NO HAY TORTURA, POR FAVOR CREANLO.

Las prácticas de tortura se han dado desde los tiempos más remotos y se trata de demostrar la superioridad de uno contra la debilidad de otro, pero cuando la fortaleza del supuestamente débil es más grande que su adversario, la tortura inicia para acabar con esa fortaleza y lograr que uno sea sometido ante el otro.

Claro que estas prácticas, se supone, se eliminaron en la era de la gente pensante, de la gente civilizada, de las personas conscientes en la vida en común, pero sobre todo, entre la gente que entiende el orden y sabe la fuerza de la aplicación de la justicia y el respeto de los derechos humanos.

Hace unos meses, el año pasado, 2008, se publicó en todo tipo de medios de comunicación, la capacitación de los policías de León, Guanajuato, en temas de la tortura, aunque lo que se discutió entonces, fue la forma en que se capacitaba a los integrantes policiales, y se dejó de lado, el verdadero fondo del asunto.

Algunos legisladores de oposición, políticos en busca de escaños políticos y de ventanas de publicidad, nombraron de refilón el fondo de la capacitación de policías en áreas de la tortura, pero no se le dio mayor importancia, de hecho, a todos “Les Valió Wilson”.

Unos meses después salen a la luz las prácticas de tortura por parte de la Policía Ministerial, que es la policía del Estado, la de la Procuraduría de Justicia del Estado de Guanajuato, la que investiga para poder aplicar la Ley ante los culpables de los delitos.

Claro que se supo porque se les murió el investigado, se les pasó la mano, se les peló, y se supo rápido, porque el papá del detenido que era interrogado por supuesto robo de ganado, se percató de que su hijo se tardaba mucho en declarar y se puso a investigar donde lo tenían, hasta lograr la información de que estaba en la SEMEFO de San Miguel de Allende, o sea, a donde llevan a los muertos para practicarles la necropsia de Ley.

Ya lo habían mandado hasta allá para que se dijera, seguramente, que murió de causas naturales, o trató de escaparse, o algunas de las causas de muertes que se tienen enlistadas en las oficinas de la Procuraduría de Justicia de Guanajuato para ponerles a los muertitos, hasta de gripa podía haber sido la causa y a ver digan que no.

Pero la información se les fue de la mano y el mismo papá se fue a los medios de comunicación y se supo de inmediato que el acusado de abigeato se murió en el cuarto donde era investigado.

El Procurador de Justicia del Estado de Guanajuato Daniel Federico Chowell Arenas, de inmediato tomo cartas en el asunto y después de ser informado de lo que aconteció y de qué era lo que ya se sabía, que era ya mucho, se procedió a detener a los inculpados de ese terrible mal que en la PGJ de Guanajuato NO SE PRACTICA, la tortura.

Dos fueron los detenidos de inmediato y cesados, nada más faltaba que siguieran en funciones y cobrando su sueldo, pero no, las cosas se dieron como se deben de hacer, a la cárcel con todo y chivas los ahora ex policías ministeriales.

Pero no todo acaba con un ya le pegué, ya lo regañé y hasta lo despedí de su trabajo, las cosas van más allá de los que se ha visto, las prácticas de tortura en los interrogatorios de la PGJ de Guanajuato existen, se practican consecutivamente, el error, es que se les pasó la mano y el interrogado se les murió, pero lo grave tampoco fue que se muriera, sino que se supiera, imagínese usted, ¿habrá otros muertitos que no se supo?

Dentro ya de este tema, obviamente el entrenamiento en tortura que se les enseña a los policías de Guanajuato, como se evidenció en videos en la ciudad de León, es para torturar a la gente, para torturar a los detenidos, sean culpables o no, porque no se nos puede olvidar el caso de una persona que fue detenida por la Policía Ministerial y se acusó de TERRORISMO, adjudicándole que realizó una llamada por teléfono para amenazar de una colocación de bomba y como esta persona estaba cerca del teléfono, pues va para adentro, y nunca se le creyó que lo torturaron para que declarara, pero este nunca aceptó, ya que sabía lo que le pasaría.

Tiempo después lo dejaron libre porque como no aceptó su responsabilidad y no había nada en su contra, el caso se les vino para abajo, pero el caso se siguió, aunque parece que ya se enterró, pero ese es un antecedente.

Como esos ha habido muchos casos denunciados que no se les ha dado la importancia que requieren, porque no han llegado a la muerte, pero ya llegó uno. De las acciones inmediatas que se sumaron a la detención de los dos directos implicados, fue la suspensión de los jefes inmediatos de los directamente culpables de asesinato, al encargado de la oficina y hasta del subcoordinador de la región.




Raro que se les suspenda de sus actividades de policías y de ser jefes de un acto que terminó en una muerte, ya que al darlos de baja se admite su responsabilidad en el hecho, lo que los hace cómplices de asesinato, lo que debería de terminar con la detención de esos otros tres implicados. Pero va más allá esta determinación, si son tres los jefes inmediatos responsables del incumplimiento de la Ley, porque la tortura está penada en México, porque los jefes de más arriba no tienen responsabilidad, de hecho hasta el mismo Procurador de Justicia, por lo menos se le debería de fincar alguna responsabilidad porque es el responsables de toda la corporación, o no.

Claro que las acusaciones de políticos como el senador Carlos Navarrete del PRD, que denunció que mientras un muerto se apesta en sus oficinas el Procurador anda en campaña por la candidatura de su partido a la Alcaldía de Guanajuato, La Capital del Beso.

Se fijan más en la política y en la desacreditación del mismo hecho, se dejó sin padre a una familia, se ultimó al hijo de otra, se marcó de por vida a la de otras cinco familias y el Procurador, buscando una candidatura, eso fue lo que dijo el Senador Perredista en el mismo Guanajuato.

No se podría comentar más sobre el hecho de no ser porque solamente se enjuiciará a dos de los culpables de ese artero asesinato, de ese horrendo crimen que denuncia que en México existe todavía la tortura como práctica de la aplicación de la Justicia.

México no puede aún decir que las prácticas más antiguas de hacer Justicia se han erradicado, como la tortura, ya que dos actos se evidenciaron en la misma zona o región del país, la capacitación en torturar y la misma tortura en interrogatorios hasta la muerte misma.

Mientras dos policías ministeriales se quedarán por lo menos 35 años en la cárcel, junto con otros asesinos que ellos mismos metieron sepa Dios con qué mecanismos, otros tres andan buscando colocación seguramente en otras corporaciones policiacas hasta en el mismo estado, como ya se ha evidenciado anteriormente, cuando contratan policías en una ciudad teniendo ordenes de aprehensión desde otra.

Pero eso es lo que se puede decir de cinco sujetos a los que se les fue la mano y se les murió un cristiano, y de todos aquellos que se evidenció en videos por internet torturando a los detenidos y otros más siendo capacitados para que no se les vayan a morir más.

Obviamente esto no empañará las pretensiones de los políticos en busca de escaños y posiciones de mayor trascendencia en sus lugares de nacimiento, como el Procurador de Justicia de Guanajuato, que como lo denunció el Senador Navarrete, “descuida su trabajo de procuración de Justicia por buscar una candidatura para una Presidencia Municipal, debería de dejar de hacer una u otra cosa porque las dos no se puede, ya lo demostró con un muerto en el cajón”.

El hecho del comentario, es que nada pasa, el muerto al hoyo, el político a las elecciones y finalmente al ejercicio del servicio público, y las familias de los que en el camino cayeron, pues a votar por los contrarios y de ahí, otra serie de acciones, más tortura, más muertos, más detenidos, más familias destruidas, pero siempre en busca del bien común, del beneficio de los demás, del beneficio de la ciudadanía y de la representación popular, por el momento, hay que esperar que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos atraiga este caso, pero como también ahí se cuecen habas, de no llegar una denuncia por escrito de algún quejoso, nada harán tampoco, porque bueno, los casos que se atraen de oficio, deben dejar un beneficio también a los encargados de los Derechos Humanos, y en este caso de tortura hasta la muerte, los afectados son el pueblo, son del campo y en México, eso no vale mucho.

Seguridad y Justicia

About Author

Periodistas en línea

Leave a Reply