La importancia de un gobierno abierto


La Crónica de hoy

8 de octubre de 2015

Saúl Arellano

Este mes se llevará a cabo en México la reunión de los países que integran la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA). Nuestro país, por cierto, ocupa la Presidencia Pro Tempore, lo cual le compromete doblemente a avanzar en el cumplimiento del Programa para un Gobierno Cercano y Moderno, 2013-2018, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 3 de agosto de 2013. El programa parte de cinco preguntas: 1) ¿Cómo mejorar la gestión pública para beneficio de la ciudadanía?; 2) ¿Cómo utilizar eficientemente los recursos públicos para mejorar la calidad de vida?; 3) ¿Cómo utilizar las TIC para acercar el gobierno a la gente y hacerlo más eficiente?; 4) ¿Cómo fortalecer un gobierno abierto que rinda cuentas?; y 5) ¿Cómo recuperar la confianza de los ciudadanos en el gobierno? Las políticas públicas que se requieren para mejorar los ámbitos de gobierno involucrados deben ser en consecuencia transversales; propiciar la coordinación y la complementariedad en las acciones; y detonar acciones en el ámbito de lo local, pues los temas también son competencia de los gobiernos estatales y municipales. Por ejemplo, la pregunta 2, relativa a cómo utilizar eficientemente los recursos para mejorar la calidad de vida, está relacionada con dos grandes agendas nacionales: a) la urgencia de abatir la desigualdad; y b) la urgencia de erradicar el hambre y reducir significativamente la pobreza. La desigualdad sólo podrá abatirse en la medida en que se diseñen mecanismos para la redistribución de la riqueza, lo cual, se ha dicho en otros espacios, requiere alterar las relaciones del poder y los mecanismos mediante los cuales se mantienen privilegios. El caso de las políticas fiscales y hacendarias permite ejemplificar la opacidad respecto de cuántas empresas son eximidas de pagar impuestos; y no queda claro tampoco cuántas empresas y por qué obtienen cuantiosas sumas de recursos vía la devolución del Impuesto al Valor Agregado (IVA). En ese sentido, hay quienes estiman que al eliminar tales privilegios se obtendrían 300 mil millones de pesos adicionales, lo que alcanzaría para cubrir el recorte planteado para el ejercicio fiscal de 2016. Un gobierno abierto no debería mostrar ninguna resistencia para hacer pública esta información, y para decirle a la ciudadanía por qué se han tomado tales decisiones. Lo mismo aplica para los gobiernos estatales y municipales, en los cuales se ha generado todo un proceso de rapiña, articulado a través de poderosos despachos contables, los cuales “ofrecen moches” a diestra y siniestra, cobrando altísimas comisiones, por la gestión de devolución del IVA y algo del ISR para las administraciones locales. El tema relativo a la pobreza implica transparentar la información relativa a los más de 5,600 programas para el desarrollo social que ha identificado hasta ahora el Coneval (nadie dice que no podrían ser más), y de los cuales no sabemos más que el nombre y, en el mejor de los casos, el presupuesto asignado; pero nada respecto de su planeación, diseño, ejecución y evaluación de impacto. A ello súmese la infinita cantidad de recursos que llegan a través de las transferencias a entidades y municipios, y lo que hasta antes de la crisis del precio del petróleo llegaba a los estados a través del Fondo específico para el reparto de las ganancias extraordinarias obtenidas por la venta del hidrocarburo; las cifras son estratosféricas y de ellas poco o nada sabemos en qué se gastó, con qué resultados y si es conveniente o no seguir gastándolas como hasta ahora. Un gobierno cercano a la ciudadanía es uno que cuenta con su confianza y respaldo, pero esto no puede ocurrir en un país en el que dos terceras partes de la población desconfía de sus instituciones, y particularmente de las responsables de hacer las leyes y las de procurar e impartir justicia. El reto es mayor, y superarlo implica, además de capacidad técnica y operativa, de una enorme voluntad política de honestidad y compromiso público.

@saularellano www.mexicosocial.org
http://www.cronica.com.mx/notas/2015/924410.html

Transparencia

About Author

Periodistas en línea